Quiso tomarse la mejor selfie en el techo de un tren y murió electrocutada

Murió queriendo tomarse la mejor selfie del mundo. Una joven rumana se subió al techo de un tren con la idea de tomarse la selfie más original para colocar en su perfil. Sin embargo todo terminó en una tragedia cuando, sin darse cuenta, tocó un cable que la transformó en una bola de fuego, matándola.

Dos amigas se subieron al techo de un tren con la esperanza de obtener una selfie novedosa y especial para colocar en su perfil de la red social Facebook. Anna Urse, de 18 años, se acostó sobre el techo mirando el cielo y levantó un pie. Concentrada en tomarse la foto no notó que sobre ella, muy cerca, había un cable de alta tensión. Al tocarlo con el pie los 27000 voltios del cable se descargaron sobre ella.

Anna se convirtió en una bola de fuego, y la explosión voló del techo a la amiga que se encontraba con ella, de 17 años. La joven disfrutaba mucho tomándose fotos y tenía un particular gusto por las selfies. “Ella sólo quería la mejor selfie del mundo” contó a un diario local su amiga.

Un hombre que pasaba en el momento del terrible accidente por allí corrió a ayudarla, y logró quitarle las ropas que ardían en llamas. A pesar que el hombre arriesgó su vida y rápidamente pidió ayuda no logró salvarla. Anna murió en el hospital poco tiempo después, con graves quemaduras internas.

selfie mortal tren