Enfermera pierde su trabajo por enviar una foto inapropiada de un paciente por Snapchat

El uso de las redes sociales crece día a día. Los usuarios ya no solo comparten momentos destacados de su vida, como puede ser la foto de un paisaje al realizar un viaje o de algo fuera de la común, sino que cada vez se comparten más cosas dfe la vida privada. No es raro encontrar en Facebook imágenes que son personales y que uno debería ser consciente y guardársela para uno mismo.

En la actualidad Snapchat es la red social del momento. Con su función de grabar videos cortos y contando con la función del autoborrado, se está haciendo cada día más popular, especialmente entre los jóvenes. En este caso, una enfermera (ex enfermera en la actualidad), no pudo haber arruinado su carrera profesional de una forma más tonta. Kristen Johnson, que trabajaba en el hospital Upstate University de Syracuse (en Nueva York,) admitió recientemente que compartió imágenes de las partes íntimas de las personas a las que se supone tenía que cuidar. El hecho fue descubierto después de más de 9 meses de investigación.

Kristen, contaba con el autoborrado de Snapchat para no ser descubierta por sus fechorías, pero como se dice, nada en internet está a salvo, es por eso que después de mucha investigación pudieron dar con las pruebas, por lo que no pudo hacer nada más que declararse culpable. Pero este no es el único caso para esta ex enfermera. También admitió haber filmado a otras colegas en el trabajo, limpiando la sangre de una mujer discapacitada. El hecho fue descubierto ya que Kristen agregó a compañeros del trabajo al grupo de la red social, y ellos fueron los que la denunciaron.

La mujer fue culpada por difusión de imágenes personales y por haberse declarado culpable se salvó de ir a prisión, pero estará los siguientes tres años bajo libertad vigilada. Este caso nos muestra que lo que se difunde por internet si tiene consecuencias y que debemos pensar antes de realizar nuestros actos.

Fuente